Reflexiones de Rosalinda

¡Gracias, gracias, gracias!

18/03/2022


Tuve una madre que a pesar de tener carácter fuerte y ser un poco de lo que ahora se le llama tóxico, era bastante dada a dar buenos consejos con refranes. Era algo así como una motivadora folclórica (ji, ji, ji).


De ella aprendí a “no dejar morir el muchacho en la barriga” o “lo que es del cura, va para la iglesia”. También motivaba con frases religiosas, porque lo que le sobraba era la fe. De esos recuerdo el “pedid y os daré”, Mateo 7:7 o aquel que reza “Ayúdate que yo te ayudaré” y que se le atribuye a San Agustín.

Fue pasando el tiempo y a pesar de crecer entre frases motivadoras y ver a mamá como era de echada pa’lante, también crecí con miedo por la sobreprotección. Me hice profesional, tuve buenos empleos, pero nunca escalé por temor a quedar mal. Un día me pregunté: ¿Por qué tener miedo a la nada, al fracaso, a la derrota si no lo intento?, ¿Cómo saber si tendré éxito, si no pruebo?, y vino a mi memoria otro dicho: “Quien no se arriesga, ni gana, ni pierde”.

Así que comencé a trabajar para derrotar mis miedos e hice cursos, talleres, meditación, lecturas y otro montón de cosas más. Así lo fui superando hasta que comencé a ver cómo iba cambiando mi vida radicalmente y para bien.


Hoy en día y con los miedos superados, he incursionado en otras cosas, como por ejemplo escribir cada semana en este tan leído portal y otros asuntos que me han llevado a querer incursionar en otros menesteres. Es por eso que hoy aprovecho este segundo aniversario de Somos del Tuy, para que “Reflexiones de Rosalinda” se despida de ustedes, diciendo: Gracias, gracias, gracias; por su aceptación; ahora paso a otro nivel. No deseo irme sin antes decirles que –querer es poder- No importa si están en Venezuela o en otro país, en este tiempo me he dado cuenta que todo está en proponérselo, tener la fe, la creencia, la fortaleza y la firme convicción de que todo va a salir bien.


Estamos en una era de creatividad; nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco difícil, solo es soñarlo, pensarlo y atraerlo con mucha fe. Recuerden que la distancia entre los sueños y el éxito, es la apatía. Por ahora, no les digo adiós, sino hasta luego y nuevamente, gracias, gracias, gracias.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy

te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”, Walt Disney



Por: Rosalinda González

rosalinda2507@gmail.com

ESCUCHA NUESTRA RADIO ON LINE AQUÍ...

Canción: Stream offline
Play Button Play Button
Somos del Tuy
-